We Are Standard

fotopromowearestandard4keinagarcia.JPG__1

Antes de editar su primer disco, We Are Standard ya habían ganado varios premios por la calidad de sus maquetas y habían despertado el interés de sellos y medios. Con él dieron un pequeño paso discográfico, pero lo que afianzaron con claridad era su directo, con más de 150 conciertos con un disco de debut y viajes a Europa para actuar en algunos festivales, además de editar el disco en Francia o USA. En España reciben el premio Ojo crítico de Radio Nacional de España a la mejor banda del 2006.
Con su segundo disco ganan el premio al Mejor Grupo Español dentro de los MTV Awards, algo inusual para un grupo de una independiente, y lo recogen en Berlin en una ceremonia al más puro estilo MTV. El disco recibe críticas de la más diversa índole, pero de nuevo apasiona un directo que les mantiene durante más de dos años en la carretera, con saltos a varios festivales en América. Con algún premio más a sus videos (también la nominación a los Premios de la Música) y mucha tinta vertida sobre su paso por los escenarios siguen girando y girando con un obejtivo: conectar con la gente y hacerles bailar. Varias publicaciones hacen que We Are Standard ocupen su portada, Mondosonoro e Inspiral Pop entre ellas, que entienden su mensaje y mentalidad. Uno de los conciertos mas festejados del grupo tiene lugar en el Festival FIB de 2009 cerrando el escenario principal tras Oasis y creando una clara comunión entre público y grupo.
También son protagonistas de la banda sonora de un avión decorado por Custo.

En 2010 siguen enfrascados en su directo y se crea un tercer video del grupo, así como un disco de remezclas con participantes como John Talabot, CFCF, David E. Sugar, In Flagranti, etc… El disco además se publica en Reino Unido, donde criticas de medios como The Clash, Music Week, Mixmag, etc. lo destacan por su frenesí bailable. También Japón y países Europeos ven como su disco ocupa las estanterías y tiendas digitales.
El esperado regreso se produce en noviembre de 2011, con las cinco canciones de ‘Great State’ y un giro sónico de impacto. El grupo se reinventa y fortalece. Un paso por delante.